Apuntes

Por: David Dorantes

¿Para qué instalar un War Room?

domingo 21 febrero 2021 - 11:03 am

En 20 años de consultor en comunicación política me ha tocado desempeñar diferentes funciones dentro de los Cuartos de Guerra

En 20 años de consultor en comunicación política me ha tocado desempeñar diferentes funciones dentro de los Cuartos de Guerra, desde secretario técnico, participante, consultor, asesor, hasta invitado especial para presentar algún punto en lo particular. Ya entrados en la carrera por arrancar las campañas en todo México, me causa una enorme sorpresa los errores tan básicos que están cometiendo, desde lo local hasta lo estatal, peor aún, hay candidatos o candidatas experimentados o no que me han preguntado ¿para qué instalar un War Room?

Cabe mencionar, que los Cuartos de Guerra no son exclusivos para las campañas políticas, de hecho es una práctica que está muy presente en la mercadotécnica de las marcas, así como en las grandes empresas. Más conocidos como War Room, se debe conformar por una serie de especialistas –subrayo, especialistas- multidisciplinarios para maximizar los atributos del candidato, producto o marca empresarial, así como minimizar las amenazas.

La contienda electoral más compleja de la historia de México trajo consigo problemas que día con día se agudizan, entre los errores más comunes que están cometiendo en las instalaciones de War Room, van desde tener en ese grupo de toma de decisiones a jovencitos que tienen nula experiencia en comunicación política, personas nada comprometidas con el proyecto, convocar a “generales de división” junto a “soldados rasos”, trasladar la reunión de amigos del café al supuesto Cuarto de Guerra, o hasta entrar con sus teléfonos móviles activados incluyendo que hasta hacen un grupo de Whatsapp donde ventilan todo sin el menor cuidado.

En mi libreta de Apuntes de Comunicación Política ¿Cuáles son las tres principales ventajas al instalar un War Room? Este es mi ABC para considerar:

A.      Lo que no se mide…

Una campaña política está plagada de números, desde cantidad de promotores, representantes de casillas, seccionales, intención de voto; todo eso se debe medir de forma permanente y se debe presentar en el War Room para tener claro el avance para acercarse al éxito en las urnas, caso contrario, van a ciegas.

B.      Lo que no se define…

Una campaña política es una bomba de tiempo, en la que juegan los egos, las frustraciones, la gran cantidad de mandos, los sabelotodos, y hasta los “opinadores de café” que desde el War Room esos humores se neutralizan con con responsables, definiciones claras para llegar al triunfo, caso contrario, van a la tormenta. 

C.      Lo que no se previene…

Una campaña política tiene sorprendidos, pero no hay sorpresas porque es evidente lo que podrá suceder, por consiguiente es vital prevenir y desde el War Room se advierten las amenazas para llegar al “Día D” con mayores controles para ganar en las urnas, caso contrario, van a la tormenta perfecta.

Un War Room debe sesionar a diario, de forma permanente, en el que ocasionalmente estará invitado el candidato o candidata, un War Room es el cerebro de la campaña política que con cabeza fría debe decidir el rumbo del proceso para llegar al objetivo electoral planteado. ¿Y tú, qué opinas? www.daviddorantes.com

Contenido relacionado en Apuntes