ARCHIVO - En esta foto de archivo del 14 de septiembre de 2021, se prepara una jeringa con la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 en una clínica del Reading Area Community College en Reading, Pensilvania. (AP Foto/Matt Rourke, Archivo)

Pedirán vacunas o certificados a empresas grandes

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

Por: Alejandro Villaseñor

jueves 04 noviembre 2021 - 10:21 p. m.

Los nuevos requisitos, anunciados por el presidente Joe Biden, serán aplicables a unos 84 millones de trabajadores en empresas medianas y grandes

ESTADOS UNIDOS.- Decenas de millones de estadounidenses que trabajan en compañías con 100 o más empleados tendrán que estar completamente vacunados contra el COVID-19 para el 4 de enero o someterse a pruebas diagnósticas semanales, según las nuevas reglas emitidas el jueves por el gobierno.

Los nuevos requisitos representan la acción más audaz del gobierno de Biden hasta la fecha para persuadir a los estadounidenses reacios a recibir una vacuna que ha estado disponible durante meses o enfrentar consecuencias financieras. De ser exitosa, los funcionarios del gobierno creen que contribuirá en gran medida a poner fin a una pandemia que ha matado a más de 750.000 estadounidenses.

Los nuevos requisitos, anunciados por el presidente Joe Biden en septiembre, serán aplicables a unos 84 millones de trabajadores en empresas medianas y grandes, aunque se desconce cuántos de esos empleados no están vacunados.

Las normas de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos (OSHA por sus siglas en inglés) obligarán a las compañías a solicitar a sus empleados no vacunados que presenten una prueba diagnóstica a COVID-19 con resultado negativo por lo menos una vez a la semana y a que porten una mascarilla en las oficinas.

La OSHA dejó abierta la posibilidad de ampliar el requisito a las pequeñas empresas. Pidió una consulta pública sobre si los empleadores con menos de 100 trabajadores podrían manejar programas de vacunación o de pruebas.

Se aplicarán reglas más estrictas a otros 17 millones de personas que trabajan en casas para ancianos, hospitales y otras instalaciones que reciben fondos de los programas Medicaid y Medicare. Esos trabajadores no tendrán la opción de someterse únicamente a pruebas diagnósticas, por lo que deberán estar vacunados.

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?