NUEVO LEÓN

La verdad de mi detención: "El Bronco"

En una carta, el ex gobernador Jaime Heliodoro "N" narra la verdad de su detención.

La verdad de mi detención: El Bronco
Foto: dondinero.mx / Carolina León

Por: Carolina León

viernes 06 mayo 2022 - 11:09 a. m.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

MONTERREY, Nuevo León.- A casi dos meses de su detención, el ex gobernador Jaime Heliodoro "N" narra de su puño y letra cómo ha pasado estos días en prisión. 

A través de redes sociales, gracias a su equipo de trabajo, el ex gobernador compartió  lo que vivió el día en que fue detenido en el municipio de General Terán el pasado 15 de marzo. 

La carta escrita a mano, que consta de cuatro cuartillas, se narra paso a paso ese día, donde enfatiza que nunca huyó y que espera se haga justicia. 

Les comparto una carta escrita de mi puño y letra, en la que narro los hechos del día de mi detención. Les agradezco leerla porque, hasta ahora, solo han escuchado y leído hechos completamente diferentes a lo que sucedió.

Jaime Heliodoro "N"

Ex gobernador de Nuevo León

En un principio precisa Jaime Heliodoro "N" que iba a General Terán a conocer un proyecto de conservación de flora y fauna, en el trayecto detalla que fueron interceptados por sus propios guardias de seguridad, quienes le mencionaron que tenían que parar en medio de la carretera ante el riesgo de de un grupo del crimen organizado. 

Donde incluso se solicitó refuerzos al precisar que la situación era peligrosa, ante el desespero de no conocer más detalles, el ex gobernador baja de su unidad y es cuando le dicen que lo detendrán sin mostrarle ninguna orden de aprehensión en físico

En su detención y camino a la Agencia Estatal de Investigaciones, acusó Jaime Heliodoro "N"  que fueron los mismos elementos que lo detuvieron que tomaron las fotografías que en su momento fueron difundidas a medios de comunicación. 

Esta carta concluye diciendo a la ciudadanía tomar su propia opinión  y ver que hay más allá de su detención  de lo que apenas se ha dado a conocer. 

"La verdad de mi detención"

Martes 15 de marzo.

Salí de Paredón, Coahuila a las 7:00 a.m. rumbo a mi casa en García. Estuve ahí hasta las 9:00 a.m., siempre acompañado por los escoltas que el gobierno me asignó desde el término de mi administración; mismos que me trasladan en su vehículo Touareg V.W., modelo 2012, y una camioneta Dodge pickup, mismos que tienen GPS y que son propiedad del gobierno. 

Llegué a Monterrey a las 10:00 horas. Pasé por dos amigos que me acompañarían al rancho de otro amigo ubicado en General Terán, donde terminamos una reunión con otros amigos de ese lugar; en donde me mostraron lo que ellos hacen al respecto a la conservación de la flora y fauna, que es una de mis pasiones. 

Llegando a la casa de mi amigo, en Montemorelos, me subí a su vehículo: una Suburban. Donde otros dos amigos más ya lo acompañaban. Todos nos fuimos en ese sólo vehículo, dejando el que yo traía en casa de mi amigo. Obviamente los escoltas, todos, cuatro en total, viajaban en su vehículo pick up. Todos portaban sus radiofrecuencia del gobierno y obviamente con celulares, que también son del conocimiento de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y del Comisario General de la Policía Fuerza Civil, de donde ellos dependen. 

Recorrimos como 20 km y, antes de llegar a nuestro destino por la carretera al Ejido Guadalupe La Joya, del municipio de General Terán, nuestros escoltas se nos adelantaron y nos pararon para decirnos que habían recibido instrucciones de sus mandos que nos detuviéramos, porque supuestamente, más adelante había problemas de la policía contra un grupo de la delincuencia organizada. Al escuchar eso, ahí permanecimos como 30 minutos en la orilla de la carretera, dado que la instrucción que habían recibido los escoltas era que enviarían refuerzos para escoltarnos. Como 20 minutos más tarde llegó una patrulla y un carro con agentes ministeriales y, sin avisarnos nada, paró su carro frente al vehículo que traía mi amigo, o sea la Suburban, así estuvo como 20 minutos y solo me decían que esperáramos. 

Nosotros lo hicimos, hasta que yo pedí bajar del vehículo y preguntar qué pasaba y solo me respondieron que tenían órdenes de solo esperar. Posteriormente, dentro de otros 15 minutos de espera, uno de ellos se acerca a mí y me dice que trae una orden de aprehensión contra mí. Yo me sorprendo pensando que era broma y le pregunté: ¿me la enseñas? Cosa que no hizo, y así estuvimos hasta que con mi insistencia solo me mostró una en su teléfono celular. Yo le exijo que me la muestre en físico y solo me respondía que no podía hacerlo porque no la traía. 

Finalmente, recibe la llamada de algún jefe de él y le ordena me suba de cualquier forma a su patrulla, mismo que yo accedí solo. Ya que llegamos al poblado de General Terán, ahí nos interceptó otra patrulla con otros agentes ministeriales donde ya traían la orden y me la mostraron, y así me llevaron hasta la Agencia Estatal de Investigaciones. Previo a todo, los mismos policías estuvieron tomando fotos e imágenes, las cuales fueron publicadas en los medios, gracias a la declaración pública del gobernador, donde él personalmente en sus cuentas de redes publicó esta noticia mucho antes de que se me mostrara la supuesta orden de aprehensión, y en donde declara que iba huyendo. 

¿Ustedes creen que iba huyendo si siempre he sido custodiado por empleados de la Secretaría de Seguridad? Los vehículos que siempre me movían son propiedad del gobierno y cuentan con localizadores satelitales y los mismos escoltas usan la red de radiofrecuencia del gobierno y donde el supuesto delito que se me acusa tenía desde 2018 en investigación y nunca fui enterado ni notificado del caso, para poder afrontarlo. 

Vas a juzgar después de leer mi relatoría respecto a lo que verdaderamente pasó.

DEJA UN COMENTARIO

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?