¿IMÁGEN O PERCEPCIÓN?

Por: CLARA VILLARREAL

Servir y no servirse

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

martes 18 enero 2022 - 09:19 a. m.

Las semillas se depositan a temprana edad y se riegan con el tiempo.

Son muchas las facetas que integran nuestra personalidad y algunas de ellas solo florecen cuando se siembran desde la infancia en un corazo´n fe´rtil. Desde muy pequen~os, nuestros padres constantemente nos hablaban con analogi´as llenas de consejos para que fue´ramos descubriendo la forma en la que debi´amos comportarnos en una situacio´n respetuosa; como, cuando y a quie´n sabernos dirigir y como comportarnos de manera educada a cada lugar al que i´bamos. Todo eso influye, pero el ejemplo que ellos nos dieron crearon un impacto au´n ma´s grande en cada uno de nosotros.

Desde pequen~a me ha tocado participar en eventos donde todos nos unimos a una sola voz para entonar el himno nacional y se siente como una celebracio´n, como un gozo al que solo nosotros tenemos acceso como mexicanos. Recuerdo que mis padres junto con familiares y amigos construyeron con sus propias manos un lienzo charro, construido en su totalidad de madera. Las charreadas se llevaban a cabo los fines de semana y ver entrar a los jinetes al lienzo charro sobre sus caballos escoltando a nuestro la´baro patrio y dando asi´ el inicio al evento, son de las memorias que au´n recuerdo de mi infancia. Creo que fue en ese momento cuando la semilla del amor y el compromiso por mi pai´s se sembro´ en lo más profundo de mi corazo´n.

El fin de semana terminaba y continuaba con un lunes a las 8:00 de la man~ana rindie´ndole honores nuevamente a nuestra bandera dentro de las instalaciones del colegio. Esto sucedio´ por muchos an~os, semana tras semana.

Luego recuerdo algunas noches, cuando se escuchaban las notas de nuestro himno nacional en la televisio´n y sali´a la imagen de la bandera ondeando en su ma´ximo esplendor y a todo color, vei´a a mi papa´ de pie a un lado de su cama cantando el himno nacional, saludando a la bandera y participando en este acto a distancia.

Creci´ sintiendo un gran amor por Me´xico, pero era un amor ingenuo, algo desordenado, efusivo y sin rumbo. An~os ma´s tarde, ya como adulta, todo cayo´ en su sitio.

Hace 4 an~os tuve un acercamiento con las Fuerzas Armadas, por suerte o por destino, en donde ofreci´ servirles profesionalmente y tuve el honor de que me abrieran las puertas para sumar y colaborar. Para mi´, esta ha sido una de las ma´s grandes satisfacciones que he tenido como profesionista, como persona y, especialmente, como ciudadana.

Siento que aquella plantita que creci´a con vigor, pero sin rumbo por fin se ordeno´, y comenzo´ a desarrollarse con mucha ma´s fuerza y seguridad.

Estoy convencida de que con voluntad, pasio´n y haciendo equipo au´n podemos lograr grandes resultados para nuestro pai´s. Solo es cuestio´n de servir y no servirse.

“Me´xico, por ti mi vida entera”

Twitter: @claravillarreal 

contacto@claravillarreal.com 

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?