LA OTRA ÓPTICA

Por: JUAN CARLOS FLORES

Y líbranos del mal: una historia que no es ajena

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

martes 19 octubre 2021 - 10:14 a. m.

Los casos de abuso sexual cometidos por la iglesia católica, que han brotado a la luz en los últimos 20 años, fruto de diversas investigaciones periodísticas y voces valientes de las víctimas que se han atrevido a denunciar estos crímenes atroces ocurridos por esta poderosa institución en diversas latitudes como en Estado Unidos, Irlanda, Francia, España, Italia o México

Los casos de abuso sexual cometidos por la iglesia católica, que han brotado a la luz en los últimos 20 años, fruto de diversas investigaciones periodísticas y voces valientes de las víctimas que se han atrevido a denunciar estos crímenes atroces ocurridos por esta poderosa institución en diversas latitudes como en Estado Unidos, Irlanda, Francia, España, Italia o México; han puesto en el ojo del huracán a la Santa Sede quien poco a poco ha tenido que reconocer y pedir disculpas a las víctimas.

Mientras en los Estado Unidos, Irlanda, Alemania o Francia –donde recientemente se reconocieron más 300 mil abusos sexuales– tanto las autoridades civiles como las eclesiásticas han trabajado para llevar justicia a las víctimas y resolver esta problemática, en otros países como en México, Italia o España apenas si se habla del tema, en nuestro país tuvimos el terrible caso de Marcial Maciel y los Legionarios de Cristo, mientras que en España se prefiere conservar un hermetismo al respecto.

En este contexto, se publica este año “Y líbranos del mal” novena novela del escritor peruano Santiago Roncagliolo (Lima, 1975), publicada bajo el sello Seix Barral, Roncagliolo se vale del recurso de la ficción para abordar un tema muy delicado en su natal Lima en donde el periodismo no puede llegar por diversos motivos.

La historia se centra en el personaje de James Carlos Verástegui, Jimmy, un chico norteamericano de padres peruanos que tras terminar la preparatoria y antes de entrar a la universidad hará un viaje al Perú en donde descubrirá el pasado oscuro de su padre, Sebastián, uno de los mayores depredadores de una comunidad de vida cristiana en Lima quien logró “escapar a tiempo” y “rehacer” su vida en los Estados Unidos.

La historia está basada en el Sodalicio de Vida Cristiana, una sociedad de vida apostólica fundada en Perú por el laico Luis Fernando Figari en los años setenta y que ha estado marcado por escándalos de abusos psicológicos, físicos y sexuales contra menores de edad por parte de la cúpula, donde aparte de Figari, destacan Germán Doig –quien estaba en proceso de beatificación al destaparse los hechos– y de otras 25 personas más.

A lo largo de las 395 páginas, el autor nos lleva en un viaje entre Nueva York y Lima, entre la época actual y los años 80s, entre los golpes emocionales que tiene que sortear Jimmy en su transición de la adolescencia a la adultez tras enterarse de lo que es, o fue, su padre y la historia de la comunidad y los abusos que cometieron.

La novela también nos presenta como son las estructuras de poder dentro de estos grupos, como es la forma en la que se les acercan a chicos con problemas de conducta o provenientes de familias disfuncionales y poco a poco los van separando de los lazos que tengan con familia, amigos y parejas; humillándolos y torturándolos de formas, físicas, psicológicas y sexuales, actuando como sectas, con líderes dignos de devoción.

También se hace una radiografía de los líderes, su ideología ultraconservadora de extrema derecha de corte fascista, la misoginia, el machismo, la obediencia perfecta, la manipulación de su discurso y las técnicas utilizadas para que los jóvenes los veneren y los vean como semidioses al punto de poder manipularlos para abusar de ellos.

Por último, la alta sociedad limeña que Roncagliolo nos presenta es muy similar a la de nuestro país, arcaica, rancia, clasista, racista, que ataca y tacha de mentirosos a aquellos que se atreven a cuestionar a sus líderes espirituales, pero no duda en discriminar y en revictimizar a aquellos que sufren o sufrieron de abusos y en defender hasta las últimas a los abusadores.

Si bien no aparece el nombre de ninguno de los implicados (Figari, Doig) ni del Sodalicio como tal, cualquiera que esté familiarizado con el caso podrá relacionar a los otros protagonistas de la novela, sin embargo, es justamente esto lo que hace fascinante y aterradora a la novela.

La historia la conocemos, así como pasó con el Sodalicio en Perú y fue denunciado en el libro “Mitad monjes, mitad soldados” del periodista y ex sodálite Pedro salinas y la periodista de investigación Paola Ugaz sucedió dentro de los Legionarios Cristo que Aristegui desenmascaró, o en la Iglesia de Massachusetts que investigó el Boston Globe o en Francia, España, Italia o Alemania.

Así que no importa mucho los nombres ni los lugares, todo tiene un común denominador, las estructuras de poder y la manipulación de jóvenes, en su gran mayoría varones, quienes son seducidos a estos grupos en busca de ayuda emocional o espiritual pero que terminan presos en lugares donde la tortura y los abusos son el pan de cada día.

Sin duda alguna, “Y líbranos del mal” es una novela que llega para tratar de buscar respuestas ante las grandes dudas y consternación que nos dejan todas estas historias de abuso de poder dentro de las iglesias y grupos espirituales sin importar la religión.

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?